lunes, 8 de marzo de 2010

209 [nuncahice invitado]



Nunca comi caracú.

Por Silvanetta, pequeña bailarina comodorense, valuarte estudiantil de ensayos teatrales y danzas varipintas. Residente platense de dietas vegetales y escritos discontínuos sobre situaciones reveladoras. Autora de Nunca Tuve Tanto Rouge, recomendable espacio virtual donde se declara pornostar de Cartoon Network,amante del rojo, amiga de niños y (atenti) ex paquita de Xuxa.
Gracias Silvanetta!

11 comentarios:

martín dijo...

es ese coso blanco blandito que está en el medio del hueso no?
me parece que no tiene gusto a nada.

http://thenachoinitiative.blogspot.com dijo...

jaja muy original el blog. Pasate por el miooo :p

lizzo dijo...

No sabes lo que te perdes!!! es colesterol puro, pero con un pancito es de las cosas mas ricas que comí.

Silvanetta dijo...

Debe ser como comer algodón remojado en agua tibia..

Grax Martín!!Un gusto!!

martín dijo...

Nacho: gracias, pasaré.

Lizzo: pagá un asado entonces.

Silvanetta: Alta comparación.by the way. El gusto es mío.

Lillí dijo...

Menos mal que existió Andy Warhol.

Dam Ferreira dijo...

Hehehehehehehe.. eu tambem não ^_^

Adrián Regules dijo...

De chico era una de las cosas que más me engustaban... O por ahí no. No, no, sí, sí. Me gustaba el caracú.
Ahora de "grande" no sé si me gusta tanto. Tampoco recuerdo cómo es la carne, ni la forma, ni la textura ni el sabor (hay que exagerar, sino no se vende, ¿vio? Soy de la escuela de Héctor García, el creador de Crónica). Caracú creo que no como desde los 12 años.
Hola.

Joaquin dijo...

Hola qué tal? estuve viendo tu blog y tengo una propuesta para hacerte: 1, 2 , 3 , 4 euros (Sin importar la cantidad de visitas que tengas) por colocar un pliego de publicidad.
Es compatible con anuncios google y no es nada erótico ni pornografía.
Si te interesa comunicate!

martín dijo...

dale, pasá por el estudio y te firmo lo que quieras.

Loreley dijo...

Te perdés algo re-rico. Pero cuidado, no vaya a pasarte como a mi,(hace muchos años) que como me gustaba tanto mi mamá me compró para mi cumple uno super grande. Lo comí con tantas ganas y me cayó super mal, y desde ese dia, pasé varios años sin querer volver a comerlos, creo que fué una caracufobia.
COMER CON MODERACION. PROHIBIDA SU VENTA A MENORES.
jajaja